La ventana

Luis Carlos Peris

Las bicicletas no son sólo para el verano

RESULTA de una indudable peligrosidad la proliferación de émulos de Indurain por la zona peatonal. Los ciclistas se han adueñado del paisaje urbano de tal manera que ponen en peligro la integridad física de los peatones. Y es que a estas alturas de la película los grandes damnificados de la situación son, precisamente, los aparentes beneficiados, los que circulan en el coche de San Fernando, el de un ratito a pie y otro andando. Frecuentador por razones obvias de la gran arteria comercial y peatonal que une Campana con la Pasarela, raro es el día en que no presencio algún incidente entre ciclista y peatón. Habitualmente se trata de incidente menor, pero hay que ver los sustos que se llevan algunas señoras cuando a considerable velocidad pasa por su lado el Indurain de turno y un simple roce al bolso las pone de los nervios creyendo que les ha atacado un tironero. Y qué poca vigilancia en sitios tan poblados.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios