Fragmentos

Juan Ruesga / Navarro

Más bicis

EN las estaciones o paradas del servicio de bicicletas de alquiler han aparecido estos días unas hojas en las que se reclaman más bicicletas de alquiler y más paradas, en base a que el número de abonados ha pasado de 30.000 a 64.000, es decir más del doble. Se le reclama al Ayuntamiento la mejora del servicio y el aumento del número de bicicletas y paradas. Y se facilitan los correos electrónicos del alcalde y de la oposición municipal para que se les envíen mensajes con este texto: "Pide más bicis y estaciones (que no te engañen… la bici es más barata que el metro o el tranvía)".

Es evidente por estos datos y por la realidad del día a día que cada vez se utiliza más la bicicleta como medio de transporte en Sevilla. Un hecho significativo fue la protesta del sector del taxi sevillano el mes pasado, acusando al servicio de alquiler de bicicletas como "intrusismo" y "competencia desleal". Con independencia de la argumentación legal de unos y otros, me parece que los taxistas no hablarían así si no vieran cómo aumenta el uso de las bicicletas en Sevilla como medio de trasporte.

El número de sevillanos que se mueven en bicicleta por la ciudad, de alquiler o propias va en aumento, en la proporción que va en aumento la extensión del carril bici. Que como es lógico suscita opiniones a favor y en contra. Este fenómeno de opiniones encontradas sobre la bici y el carril bici no es exclusivo de Sevilla entre las ciudades españolas. Esas protestas, con el fundamento que tengan en cada caso, sólo constatan que la bicicleta como medio de transporte urbano en España se está implantando de manera generalizada. Barcelona, Madrid, Valencia, Zaragoza, San Sebastián, Valladolid, Vitoria-Gasteiz, y otras muchas. Y eso nos lleva a la siguiente cuestión. Si la bicicleta es una opción admitida ampliamente como medio de transporte en las ciudades, ¿por qué no nos dedicamos a potenciar los aspectos positivos y ventajas de la bicicleta y a eliminar los inconvenientes y defectos que pueda tener en nuestra ciudad el sistema?

Es evidente que con el clima de Sevilla y siendo una ciudad prácticamente llana, el uso de la bicicleta tiene muchos argumentos a su favor. La bicicleta es un medio de transporte barato, limpio, no contaminante, saludable para el que la utiliza y necesita menos gasto municipal en mantenimiento que los otros sistemas de transporte. Es seguro, es rápido en distancias cortas y medias y ocupa poco espacio. Éstas son ventajas contrastadas.

También es verdad que en Sevilla el carril bici es muy mejorable, por su trazado y construcción y por su colocación en las calles y aceras en muchos casos. En las zonas peatonalizadas se debe señalizar el paso reservado a las bicicletas, para que el peatón tenga claras sus zonas definidas, tal como establece nuestra legislación y el sentido común. Habrá que mejorar la accesibilidad con carril bici a los barrios de la ciudad y extender el número y colocación de paradas y aparcamientos para bicicletas. Eliminar defectos y errores es lo mejor para todos. También para mí, que no monto en bici.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios