PASA LA VIDA

Juan Luis / Pavón / Jlpavon@ Diariodesevilla.es

El blues del C-5

TE veo más solo que la una, microbús de la línea C-5, do quiera mis pasos se aventuren por el centro del centro. Ya por calle Bailén, ya por Imagen, ya por la Magdalena, te has habituado a ir vacío, todo lo más un par de personas a bordo. Te llaman línea experimental, y es sin duda una experiencia comprobar el grado de aburrimiento del conductor, dando vueltas por el laberinto callejero del casco antiguo sevillano sin que le reclamen bajarse en la próxima parada.

Ni siquiera en la temporada de regalos navideños, ni en la actual campaña de rebajas, te buscan los transeúntes para aliviar su carga de paquetes y bolsas. ¡Cuántas veces lo he visto pasar, por la mañana, a mediodía y por la noche, con todas sus sillas desocupadas, por calles tomadas por el gentío en su ir y venir de tiendas!

El blues del C-5 es la cantinela de la distancia que separa al poder de la sociedad, a los despachos del vecindario. Sobre el papel, con la Avenida peatonalizada y el miedo a la falta de transporte público, se le ve sentido a implantar un servicio de microbuses a modo de circular intramuros, que a la vez permiten llegar a las plazas donde tienen su parada las líneas de autobuses que conectan con los barrios alejados del cogollito, por usar una expresión asumida por el alcalde. A la hora de la verdad, la población no lo utiliza. Los tránsitos a pie a los que debe dar motorizada alternativa se los hace la gente andando, pues el camino es más corto y rápido por la suma de calles peatonales que mediante el rodeo que da el microbús por vías más lejanas, en las que no se puede adelantar, por las que se circula con suma lentitud y donde es frecuente quedarse atascado.

Si quieren seguir experimentando con nuestro dinero, sugiero que reconviertan el C-5 en un bus turístico para políticos, altos cargos, asesores y funcionarios. Desde su interior, sentados, pueden gobernar a golpe de móvil, y a la vez pueden ver cómo es la Sevilla real.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios