Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

La boda de Patricia

DICE una compañera que aprovecho esto que ustedes leen para airear a los cuatro vientos que estoy soltero y solo y que, si existe alguna proposición, aquí anda uno espera que te espera. Claro, lo que ella no imagina es que, cuando todos los que te rodean caminan hacia al altar, ¿qué otra alternativa te queda que la de anhelar ese supuesto feliz destino?

Por cierto que mi amiga se llama igual que la siguiente en la lista de casamientos de este año, participante además de la tercera edición de Gran Hermano en el año 2002. Patricia Ledesma. ¿La recuerdan? Había cumplido entonces los veintidós abriles y, desde Sevilla, cambiaba en la casa-espía su profesión, secretaria de gerencia, por un nuevo rol de personaje público, como todo, con sus cosas buenasý y otras que no lo son tanto.

Tertuliana de diversos espacios televisivos, Patricia, hija de Encarni Manfredi, concursante a su vez de Hotel Glam, decidió al término del pasado verano que tenía que regresar a su antigua etapa y, después de su experiencia como propietaria de una tienda, una discoteca y una peluquería, ayer lo logró. "Acabo de firmar el traspaso del negocio, que se ha quedado mi encargada, y me quedo sólo como adjunta al director de una empresa a la que ahora pertenezco", me contaba durante una conversación en la que yo pretendía desvelar el misterio de una boda que, según he sabido, prepara ilusionada para finales de octubre.

Y es que, queridos cómplices, nuestra protagonista está enamorada de un chico, eso sí, que ni quiere saber nada de este mundo, ni tampoco tiene por qué. "Debo respetarlo cien por cien. El suyo es un trabajo serio y no me corresponde a mí obligarle a nada. Es el hombre de mi vida". Perfecto. Y olé por los dos por alejarse de exclusivas y confesiones que, la mayoría de las veces, no conducen sino a coger tres duros pan de hoy y hambre de mañana.

Hablando de futuro. El enlace será por la iglesia y, el único temor de la novia es que su condición popular interfiera en su realidad actual. Sea como sea, el ramo, me lo pido.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios