Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Un bombo para la esperanza

Rusos y griegos son como bombones con reparos en un sorteo en el que el Sevilla es también uno de los temidos

AMANECE hoy un día para la esperanza, no en vano es la festividad de Nuestra Señora de la Esperanza y, para que nadie se enfade, también el Año Nuevo según el Islam. Día para la esperanza muy parecido al amanecer de ese 22 en todos los almanaques españoles en que se juega la Lotería de Navidad. El despertar como hipotético millonario se funde luego con la desilusión por un sorteo más que pasó por nuestra puerta sin detenerse. Y hoy se juega una lotería en la que el Sevilla lleva un puñado de décimos para que el Gordo se le detenga en Nervión como ya se detuvo en la conformación de la fase previa de la Champions.

Rusos del CSKA y griegos de Olympiacos como apetecibles compañeros de viaje en el camino ilusionante hacia la final en el Bernabéu en plenas fiestas de San Isidro. Siete candidatos a optar por lo mismo, superar los octavos, y nombres de muchísimo peso en el fútbol continental y que en un tiempo no lejano se hubiesen visto como muros insuperables para el Sevilla. Miuras como los milaneses o como el Bayern se hubiesen calificado de ilidiables para el equipo sevillista, pero han cambiado tanto las cosas, ha crecido tanto el Sevilla que bienvenidos serían moscovitas o atenienses, pero sin que se encojan los adentros por colisionar con los colosos.

Inter, Milan y Bayern aparecen como los más complicados sobre el papel, pero es que Oporto y Lyon también se las traen. Por supuesto que en este día para la esperanza y la ilusión desmedidas se tuerce desde aquí por que el bombo suizo se porte como aquel monegasco a finales de agosto que tan bien le vino al Sevilla. Y en caso contrario, si el equipo de Manolo Jiménez marida con uno de esos que fueron, son y serán grandes, pues nada que temer, a mal tiempo buena cara y que se preocupen ellos. ¿O es que esos grandes no se inquietan con que sea el Sevilla su rival? Día de la Esperanza, Año Nuevo para Kanoute y correligionarios, que no cunda el pánico.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios