La ventana

Luis Carlos Peris

La bulla en Sevilla ya no es una maravilla

RECONOCIDO cartel tuvo toda la vida la forma de vivir la bulla en las celebraciones nuestras. Ni había una bronca en la Feria ni una aglomeración en Semana Santa que no tuviese pronta solución. La bulla en Sevilla era un modelo a seguir que parecía exclusivo de aquí, pero las cosas no son para siempre y la bulla de ahora en Sevilla es como el patio de mi casa, tan particular, que cuando llueve se moja como todos los demás. Aparte de que cada día hay más gente en todos sitios, influye el desconocimiento de personas que llegan al centro sin saber dónde está la Campana y cómo se llega a la Catedral para que se formen auténticos triángulos humanos de las Bermudas de los que escapar es tarea ímproba. ¿Y esos que se van provistos de sillas portátiles y que toman plaza como si las hubiesen ganado en una oposición? ¿Y los carritos de niños? Cómo han proliferado, ay la bulla en Sevilla ya no es una maravilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios