PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

A caballo del gremialismo

LA sociedad sevillana es poco permeable al ejercicio en igualdad de condiciones de las leyes y de los principios democráticos. El gremialismo tiene una fuerza desmedida. Están de moda en los pueblos los mercados medievales como reclamo del ocio y no se repara en que la Edad Media está viva y coleando en la capital, con feudalistas y gremialistas que hacen de la capa común su sayo particular sin encomendarse a respetar al prójimo. Por eso los conductores de Tussam llegan al extremo de dejar tirados a los pasajeros y vituperar como asesino a su alcalde, se creen que son los únicos ciudadanos que sufren el suicidio de un compañero de trabajo. Y por eso 97 de los 98 coches de caballos siguen circulando al trote en busca de turistas pese a que no cumplen los requisitos de seguridad. Ahí van, tan panchos, como un peligro con marchamo de tipismo, sin que la grúa se reconvierta para inmovilizar la flota de carruajes con licencia municipal hasta que no dispongan de los frenos reglamentarios para detener bien un tipo de vehículo cuyo motor puede desbocarse, y de las luces indispensables para su transitar nocturno. Increíble pero obvio.

Tanta fuerza tiene el gremialismo respecto a la soberanía popular y a la legislación, que el Ayuntamiento dedica agentes de la Policía Local a realizar la inspección anual de todos los coches de caballos, y no aplica su demoledor dictamen. No sólo es un tremendo agravio respecto a otros ciudadanos, sino una irresponsabilidad porque permite que circulen a sabiendas de sus deficiencias y de muchos incumplimientos que son multados: estacionar donde no pueden, ensuciar las calles por no llevar dispositivo para recoger los excrementos equinos, vestir sin el atuendo reglamentario, etc.

Estamos en puertas de Sicab y cabe recordar que Sevilla iba a tener la llamada Ciudad del Caballo pero el proyecto se ha caído del ídem porque la parcela elegida no tiene carretera de acceso y el Puerto no permite el paso por una vía de su propiedad. Viva la planificación.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios