En abierto

Francisco José Ortega

La cabezonería de los técnicos

Por muy endeble que fuera el Levante, el estreno dejó claro que este Sevilla ataca y defiende mejor con un 4-3-3

DESDE quien apela al desconocimiento del olor a linimento de los vestuarios hasta quien acude enseguida a la manera de ver el fútbol del periodista, es decir, sentado en la grada alta o delante de un televisor, lo cierto es que los entrenadores, secretarios técnicos, directores deportivos y demás integrantes de la red del fútbol, de la que cobra de él por supuesto, se las apañan para cerrar herméticamente la campana de cristal. Así intentan impermeabilizarse de las opiniones que puedan llegar desde el exterior, de ésos, sobre todo los periodistas, que no son más que aficionados sin derecho a saber tanto como los que viven de este negocio. Viene esta reflexión a cuento por la evidencia que salió a la luz el pasado sábado en el Ciutat de Valencia, que este Sevilla, el de ahora, no el de Juande con Daniel y otros con varios años menos, juega infinitamente mejor con un 4-3-3 que con ese 4-2-4 que se ve obligado a utilizar por la presencia de tres delanteros en su plantilla tan caros que quien ose sentarlos en el banquillo puede ser declarado hereje del fútbol.

Sin convertir en axioma inalterable esta ocupación de los espacios, que por supuesto puede ser variada a lo largo de una temporada e incluso en el transcurso de un mismo partido, bastaría con repasar todos los partidos del Sevilla del curso pasado para darse cuenta de que hubo una noche, particularmente una, en la que el Sevilla mandó sobre el rival y lo ninguneó. Fue en Riazor, en la Copa, el marcador registró un 0-3 y ¡oh, casualidad! Renato jugó de centrocampista por la derecha, con Duscher por detrás y Romaric a la izquierda. Eso permitió que Jesús Navas y Diego Capel fueran extremos puros, casi sin preocupaciones defensivas, y aguijonearan al rival. Un 4-3-3 ó 4-1-4-1 si se prefiere esa variante. Así, con un delantero menos paradójicamente, el Sevilla ataca muchísimo más y lo hace más protegido en la zona de atrás. Claro que éstas son reflexiones del periodista, ni siquiera quien lo ideó, Jiménez, se mantuvo fiel a ese sistema tan eficaz. Pero como cada uno tiene un entrenador dentro...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios