Primavera sagrada

Fco. Javier / Rodríguez / Barberán

Una calle y un convento

LA geografía sevillana del Gran Poder no posee límites definidos. La devoción portátil de bolsos y carteras; las fotografías en las paredes de las tiendas o en las mesas de los despachos; los altares efímeros que las estampas componen junto a las camas de los hospitales, marcados indefectiblemente por el dolor o la felicidad; los retablos de cerámica en fachadas y portales: así manifestamos muchos la confianza en Aquél en cuyas manos se concentran potestas et imperium.

Hay, sin embargo, una geografía más íntima: es la que tiene por centro la plaza de San Lorenzo, y se extiende por un territorio en el que se percibe intensamente la presencia de lo sagrado. Desde que Chaves Nogales la incluyera al frente de la hermosa letanía cuyos nombres se asocian al del Gran Poder -Eslava, Martínez Montañés, Teodosio, Santa Clara ý-, la antigua calle de Capuchinas guarda el rumor de las viejas oraciones y la dignidad de los zaguanes aljofifados que las páginas de La ciudad retrataron. La torre del templo que en tiempos albergó al Señor actúa como un faro hacia el que se dirige nuestra mirada cuando pisamos los adoquines de la calle. No obstante, si prestamos un poco de atención, veremos tras una reja la discreta fachada de Santa Rosalía. Éste es el lugar que la hermandad ha elegido para hacer posible las obras en la basílica con las que culminará de modo efectivo la restauración del Señor, y parece difícil imaginar un espacio mejor: allí, entre la blancura de los muros y el oro viejo de los retablos, la imagen de Juan de Mesa encontrará la tibieza de un lugar hecho a la medida de las plegarias y los silencios de quienes se acercan a Él.

Es curioso, pero antes que pensar en esos pocos meses de dulce exilio he intentado mirar más allá: y es ahí donde vislumbro la belleza de sombras perdidas sobre la cal y la memoria de una calle y un convento unidos, todavía más, al Gran Poder.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios