Editorial

Los cambios en el proyecto del Metro

LA Junta de Andalucía, administración responsable del proyecto de construcción de la red integral del Metro de Sevilla, ha decidido admitir hasta un total de nueve modificaciones sustanciales en relación a los anteproyectos constructivos de las líneas del ferrocarril urbano hispalense. La mayor parte de ellas responden a las alegaciones públicas presentadas durante los últimos dos meses por diferentes colectivos y agentes sociales que, una vez analizados los planteamientos de partida, reclamaban que se atendieran una serie de necesidades. Con independencia de que este proceso de participación sobre el trazado del Metro debería ser constante, no únicamente fruto de los plazos que marca la legislación vigente, la receptividad mostrada por la Administración autonómica al admitir estas modificaciones en el actual momento procesal permitirá que cuando definitivamente se aborde la construcción de estas líneas no vuelvan a cometerse los errores que condicionaron la ejecución de la línea 1, cuyo presupuesto inicial se disparó de forma notable, además de no cumplir con los plazos oficiales de terminación. Los cambios aceptados permitirán que este transporte público llegue a cuatro barrios más del exterior de Sevilla, cuyo servicio era inferior a las necesidades existentes; que el Metro tenga una segunda parada en el centro -con independencia de su ubicación-; que los trabajos no hipotequen una importante zona verde y que en enclaves conflictivos de tráfico (la Ronda Norte y el cruce con la SE-30) se apueste por soluciones subterráneas, en lugar de por trazados en superficie. Todas parecen mejoras justificadas. La Consejería de Obras Públicas debe ahora terminar de redactar los proyectos, armar un sistema de financiación sólido y aprobar un calendario de ejecución creíble. A este respecto conviene recordar que sólo 18 de los 42 kilómetros de la red tienen en estos momentos un plazo y un presupuesto estimativo. Es inteligente que en momentos de crisis y contención presupuestaria se resuelvan las cuestiones técnicas. Pero lo trascendente es que las obras se inicien lo antes posible y que el Metro pueda empezar a funcionar en red a medio plazo. Sevilla lleva ya demasiado tiempo esperando.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios