Crónica personal

Pilar Cernuda

El camino equivocado

Los dirigentes importantes, cuando discrepan con su formación, se van en silencio para no dañar o trasladan su visión en privado. Aznar sólo mete el dedo en el ojo de Rajoy, que responde como un señor, con paciencia.

Aznar vuelve a marcar distancias con Mariano Rajoy. Se esperaba, lleva dos semanas metiendo caña a su partido. O habría que decir que se supone que es su partido, porque personas próximas a él afirman que no oculta su simpatía por algunas de las ideas que defiende Ciudadanos, como hace meses no ocultaba su simpatía por algunas de las ideas que defendía Vox. Tan es así que existían rumores de que en la clausura de las jornadas organizadas por el Instituto Atlántico podía expresar ayer su cercanía hacia Ciudadanos. No lo hizo, pero tampoco mostró ninguna cercanía hacia lo que hoy defiende el PP.

Si hace unos días presumió de llevar las cuentas mejor que Rajoy cuando el Gobierno recibió un toque de Bruselas por el déficit, ahora dice algo que puede ser considerado una nueva una crítica al Gobierno: "Hemos avanzado demasiado por el camino equivocado". Quizá era una reflexión genérica, pero si no se refería al Gobierno de Rajoy podía haberlo advertido.

Quien avanza en el camino equivocado es Aznar. Los dirigentes políticos de trayectoria importante, cuando no se sienten a gusto en su partido se van en silencio para hacer el menor daño posible, o trasladan a los nuevos responsables del partido sus discrepancias. En privado. Aznar, sin embargo, hace tiempo que no para de meter el dedo en el ojo de un paciente Rajoy que, cuando le preguntan por Aznar, se limita a responder que "las relaciones son estupendas". Un señor. Porque es evidente que las relaciones no son estupendas, como Aznar no se cansa de demostrar en cuanto tiene ocasión.

Tiene más pecado esa actitud porque llegan unas elecciones cruciales para España y para el PP. Aunque en el partido cada vez son más los que muestran indiferencia ante lo que dice o escribe Aznar. Dice el ex presidente que su actividad política actual es "alertar y alentar". A alentar a los suyos, más bien poco. En cuanto tiene ocasión, les alienta a recelar de Rajoy y su equipo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios