Editorial

Una campaña que no favorece el voto

EL debate televisivo entre los dos principales candidatos españoles al Parlamento Europeo, Miguel Arias Cañete (PP) y Elena Valenciano (PSOE), apenas fue seguido por uno de cada diez espectadores de televisión en la noche del jueves. Un millón ochocientos mil ciudadanos estuvieron interesados en ver y escuchar el cara a cara, ochocientos mil menos de los que asistieron desde sus hogares al debate de los cabezas de lista popular y socialista cinco años atrás, en los anteriores comicios europeos. Ambos candidatos perdieron la oportunidad de dar un giro provechoso a una campaña electoral que entra en su recta final sin pena ni gloria. Sobre todo, sin interesar ni implicar a una ciudadanía que ha añadido a su apatía para la cosa pública los efectos de la desafección hacia los políticos y la aparente lejanía del Europarlamento. Ocurre todo lo contrario: la legislación que sale del Parlamento europeo es la que en buena parte rige nuestra convivencia y las decisiones de la Comisión Europea -cuyo presidente será esta vez elegido por los eurodiputados- afectan decisivamente a nuestras vidas. Nunca ha habido más razones que ahora para participar activamente en unas elecciones europeas, cuando coinciden en los estados miembros una crisis que no acaba y un fuerte debilitamiento institucional de Europa. Esta realidad no han sabido trasladarla a la opinión pública los partidos y agrupaciones que compiten el domingo 25 en territorio español, empezando por los mayoritarios, PP y PSOE, que están llamados al máximo esfuerzo para animar una campaña que no ha salido de la languidez y la grisura. En realidad, si bien se mira, están mirando la política nacional hasta la obsesión, como si las elecciones europeas no tuvieran sentido por sí mismas, sino que sirvieran sólo de termómetro sobre el estado de la política española. En estas condiciones, la abstención en las urnas puede ser clamorosa, superior incluso a la de 2009. Es un peligro ciertamente a combatir.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios