Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Un capítulo del mayor espectáculo del mundo

ESTAMOS en uno de esos días que el fútbol genera un estado de excitación ideal para una expectación fuera de contexto. Las semifinales de Champions como premio es lo que se dilucida esta noche junto al Manzanares en un partido sin pronóstico por mucho que el campeón vigente arranque ganando. Aquel gol de Fernando Torres podría tener mucho que decir en este partido entre rivales tan distintos y de filosofía de juego tan contrapuesta.

Se trata de un partido que incluso puede influir en la afluencia a un evento tan alejado de él como es la Feria de Sevilla. Si ya de por sí, históricamente un partido entrambos trae connotaciones muy recordadas, lo de hoy es el no va más. El aguerrido equipo que ha conformado Diego Pablo Simeone frente a la sinfónica blaugrana que ideó Guardiola, que mejoró Luis Enrique y que anda ahora con el mohín a media asta a causa de dos derrotas seguidas y de una ida preocupante.

Porque es que ya el Barça de la ida no satisfizo a nadie y es opinión generalizada que el arrebato de Luis Suárez hubiese sido improbable ante un Atleti con once hombres en cancha. Se trata, además, de un escenario distinto al del resto del curso. Si ya el Barça le dio sopas con honda al Atleti en la liguilla particular, no cabe duda de que las cosas han cambiado tanto en la orquesta blaugrana que ahora no se ve tan claro que el perfil de favorito juegue de su parte.

¿Es que no sale de favorito el Barça? Sí, pero menos que antier y bastante menos que viéndolo deambular con la brújula perdida por los verdes campos de Anoeta. También hay que convenir que el gol que Torres hizo en campo contrario es un ovni (objeto volador no identificado) que pende sobre la vertical culé. Ya sé que cuando el Barça va ganando hay poco que hacer, pero así es como pensábamos hasta que llegó el Madrid y volteó el marcador con uno menos, conque...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios