La ventana

Luis Carlos Peris

A cara o cruz y sin billete de vuelta

AZULEANDO la mar atlántica, sin que aún hayamos obtenido la claridad suficiente como para ver el promontorio que delata al continente africano, asistiendo al pulso encarnizado de a ver quién gana la batalla eólica, así van pasando los días y las noches en esta orilla del Paraíso. Y hasta aquí llegan, claro, esas noticias que en manadas van sobrecogiendo nuestro día a día. Lo último es el secuestro de tres periodistas que se fueron a satisfacer la vocación a terrenos tan peligrosos como los que rige el fundamentalismo islámico. Periodistas sin contrato, free lance que le llaman a eso, para un viaje que, a veces, muchas veces, no contempla el billete de vuelta. La hermosa vocación del periodismo de verdad como exclusiva impedimenta en la valija, como argumento único para ir al encuentro de la incertidumbre en un mundo donde impera el fanatismo más salvaje.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios