Visto y Oído

Antonio / Sempere

El caramelo

ESO no se hace. Nos han puesto el caramelo delante para después, cuando más encariñados estábamos con él, quitárnoslo delante de nuestras narices. Parece que la denominada Hora Vintage, ese espacio dedicado a la nostalgia que La 2 de TVE había abierto al caer la tarde, ha durado dos Telediarios.

La cosa empezó muy bien con la recuperación de Los camioneros, de Pedro Gil Paradela y Mario Camus, con esos trece episodios en los que Sancho Gracia aparecía en todos y cada uno de los planos y secuencias. Después llegaron Las chicas de hoy en día de Fernando Colomo. Y más tarde Teresa de Jesús, de Josefina Molina, con Concha Velasco. Hasta que nos encontramos con Anillos de oro, cuyos trece episodios han pasado en un santiamén. Lo lógico hubiese sido enlazar esta serie con Segunda enseñanza, también de Ana Diosdado, concatenando talento, y esa banda sonora maravillosa de Antón García Abril.

Pero la ventana parece haberse cerrado. De repente. De un día para otro. Sin que hayan cabido en ella, por ejemplo, las series de Blasco Ibáñez Cañas y barro y La barraca, imprescindibles en cualquier antología televisiva que se precie. Sin tantas otras. Parece que la audiencia cosechada por esta Hora Vintage no ha sido la esperada. Parece que el escaso 1% de cuota de pantalla cosechado era insuficiente para continuar. En cualquier caso, son muy difíciles estas horas de la tarde, sobre todo en la etapa de la primavera-verano. Cuando se abrió esta ventana, recordemos, cuando se emitieron Los camioneros, era noche cerrada, y hacía frío, y todo invitaba a recogerse en casa lo antes posible. Ahora, cuando ha salido en antena Anillos de oro, el cuerpo nos pedía terrazas y paseos. Pero la Hora Vintage nodebería suprimirse.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios