La ventana

Menos caramelos, pero igual de grande la tarde

DUALIDAD a hacer muchas puñetas, Sevilla entera a la calle por la misma causa, por ese cebo mágico que tienden los Magos de Oriente en el intrincado dédalo urbano de esta ciudad que rara vez tuerce por una misma cosa. Es la gran tarde de Sevilla ésta de víspera de la Epifanía, ni en Semana Santa ni en el día más grande de Feria, hoy es cuando más gente se echa a la calle rumbo a la Cabalgata, ese invento de José María Izquierdo que, con el tiempo, revitalizaría el recordado José Jesús García Díaz mediante aquella frase, marketing puro de la época, de que la Cabalgata son los niños y los caramelos. Pues, cosa de los tiempos, en esta cabalgata de hoy habrá menos caramelos que nunca. Y la verdad es que la abundancia derivaba a derroche y a mugre pringosa tras el paso del cortejo, de tanto caramelo machacado como quedaba. De todas formas, estamos ante la tarde más grande según Sevilla.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios