Las dos orillas

josé Joaquín / león /

La carrera municipal

EN poco tiempo va a comenzar la carrera municipal en Sevilla. Es cierto que queda demasiado para iniciar una precampaña, porque las elecciones municipales serán convocadas en mayo de 2015, pero los acontecimientos se van a precipitar de un modo inexorable. El PP sabe que para ganar en Sevilla otra vez, con mayoría absoluta, el alcalde Zoido se debe dedicar en cuerpo y alma (y en plenitud de ocupaciones) para abordar un final largo y difícil. A ello le ayudará que la designación del candidato del PP a la Junta y nuevo líder andaluz de los populares sea dada a conocer en breve, al haberse entendido por fin en la calle Génova madrileña que posponerlo aún más les perjudica en Andalucía…y en Sevilla.

Tanto si el designado es José Luis Sanz, como si fuera otro u otra finalmente, lo más probable es que no sea un parlamentario andaluz, lo que significa que Zoido mantendrá protagonismo en los debates frente a la presidenta Susana Díaz. Eso sería un inconveniente menor para él, comparado con sus circunstancias de ahora. Pero, en todo caso, le permitirá centrarse en una Alcaldía siempre compleja, como lo demuestra que Sevilla es una de las grandes ciudades donde ha habido más alcaldes desde las primeras elecciones democráticas. La alternancia es más frecuente que en otros ayuntamientos de capitales andaluzas, donde parece casi imposible derrotar en las urnas a los alcaldes que se presentan a una reelección.

La imagen final de Juan Ignacio Zoido dependerá de la agilización de sus proyectos, de la recuperación de su feeling con el votante y también de los rivales. La otra vez le benefició el voto anti Monteseirín (no se presentaba, pero latía el recuerdo de su gestión). Esta vez ese argumento no condiciona. Por el contrario, el candidato socialista Juan Espadas no es un hombre de oposición tremendista, y se ha mantenido en un segundo plano discreto (con una candidatura diezmada), sin venirse arriba, ni tampoco abajo. Además, le puede beneficiar el efecto Susana, que en el fondo recupera una imagen sevillanizada del PSOE, como ya tuvo en los tiempos de Felipe, Guerra, Escuredo y Borbolla. Y le puede perjudicar que IU se presentará sin Torrijos, que ya ha sido sacrificado.

En 2015, las circunstancias serán muy diferentes a las de 2011. Por eso, la carrera municipal de Sevilla no se ganará con las mismas estrategias. Zoido y Espadas lo saben. Y será decisivo el sprint final.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios