La ventana

Luis Carlos Peris

En la ciudad de las calles sin nombre

INNUMERABLES las imperfecciones que registra el nomenclátor viario de Sevilla, la cosa viene al pelo por el espontáneo trabajo realizado por don Manuel Pastor sobre despropósitos, paradojas y faltas de criterio en él. Cuando todas las grandes ciudades tienen normalizada la rotulación de sus calles, esto es con los rótulos uniformados y sin que falte en ninguna esquina, en Sevilla es un desastre cómo cada rótulo es de su padre y de su madre. Letras de distinta familia incluso en la misma calle, letreros repetidos como en la calle Mendoza Ríos, que tiene tres rótulos en la entrada de Baños mientras una mayoría de calles carecen de identificación alguna para martirio de carteros, mensajeros, foráneos, demás parientes y afectos. Poner en luz el nomenclátor debe costar un dineral, pero una ciudad como Sevilla debería tenerlo más acorde con su importancia, que no todo consiste en darle calle a la sevillanísima Pilar Bardem.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios