La ventana

Luis Carlos Peris

Una clausura que se eternizará

OCURRE que si el jefe de la cosa afirma que Santa Catalina no corre riesgo evidente, pues convengamos en que todo ha sido una falsa alarma y que el templo se encuentra apto para ser abierto. El jefe de la cosa es, claro, el arzobispo y con su declaración puede conseguir que Santa Catalina se lleve cerrado quién sabe cuánto tiempo. No pongo en duda la rigurosidad de su veredicto, pero la verdad es que diciendo lo que ha dicho, las pocas iniciativas que habían surgido para rehabilitar este templo gótico-mudéjar y mezquita muy atrás en el tiempo languidecerán y cualquiera sabe cuándo volveremos a ver salir a Los Caballos desde la ventana del Rinconcillo. Lo único que le faltaba a esas autoridades que tan reticentes se muestran con el patrimonio religioso es que la cabeza visible de la Iglesia Católica diga que las cosas no están tan mal como se decía. Tenemos Santa Catalina cerrada para rato.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios