PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El colegio escoba

LO denominan Colegio Público Nuevo Recaredo. Pero le cuelgan el sambenito de colegio escoba. En la ronda histórica, cerca de la Puerta Osario, el añejo edificio que ahora es centro de educación especial pasará a ser el próximo curso un colegio de Primaria para acoger a los nuevos niños de las zonas colindantes. Tamaña novedad sería motivo de conversación en cualquier barrio. Quien más quien menos se enteraría al transitar delante de su fachada y ver algún cartel informativo, o poniendo el oído a comentarios en la panadería, en el supermercado o en el bar. Sin embargo, sólo cuatro padres han solicitado que un hijo/a estudie en el Nuevo Recaredo. Casi nadie se ha enterado de esa nueva opción. Y la Delegación Provincial de Educación, que no ha hecho campaña para situar al Nuevo Recaredo en el mapa y en el ánimo de las familias, anuncia ahora que en dicho centro ofrece 71 vacantes para los que se han quedado fuera de otros colegios. No les pone apellido: concertados.

Mientras la educación pública no deje de ser el camión escoba de los privados pero sostenidos con dinero de todos mediante la concertación, más difícil resulta garantizar la igualdad de oportunidades a los niños a través del sistema educativo. Titánica tarea la que le aguarda a la dirección y al claustro del Nuevo Recaredo: convencer a las familias, para años venideros, de que el colegio al que llevan de rebote a sus hijos es la mejor opción y es una comunidad cohesionada, no una mera yuxtaposición de quienes están allí porque no tienen más remedio, tras intentar matricularlos donde la Delegación presuponía que lo iban a hacer: los concertados de órdenes religiosas.

El PSOE, a fuerza de traicionar la cultura educativa basada en el esfuerzo, ha logrado el ecumenismo sociológico: nunca tantos laicos habían rezado tanto para que la fortuna les deparara tener a sus hijos en colegios de monjas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios