desde mi córner

Luis Carlos Peris

Para colmo, dejó la hierba alta

La sublimación del otro fútbol es que el entrenador del Madrid lentifique el campo como antídoto contra el Barça

PRÁCTICAMENTE sin tiempo para apagar los ecos del sábado llega la final de mañana en Mestalla. Lo hace en el corazón de la Semana Santa, lo que no será óbice para que el espectáculo sea seguido con apasionamiento. Dicho lo dicho, quiero rememorar cosas del sábado y en la frialdad que proporcionan las horas transcurridas no tengo más remedio que seguir golpeando en el mismo hierro por muy frío que ya esté. Me refiero al papelón que está desarrollando el gran Mourinho en el Realísimo y que no está siendo criticado desde la acera madridista con el calor que demanda tanto daño para la imagen del club blanco.

Con la de veces que a lo largo de la historia se ha fustigado desde esas mismas trincheras que la Real embarrase Atocha o el Athletic San Mamés o con la virulencia que se nos atacaba a los de por aquí abajo por dejar el césped seco como un ajo y ahora caen ellos en lo mismo. Sobredosis de defensas aparte, es de equipo menor hacer lo que Mourinho ordenó ante el Barça. No parece propio de una entidad tan grande, la mejor del Siglo XX, hacer ya en el XXI el sacrilegio de dejar seca y alta la hierba de Chamartín como antídoto para el juego del rival. Eso es como lo del barro cuando llegaba Amancio y me imagino que mañana en Mestalla no le dejarán hacer algo así.

Y al tío no le dicen que qué cree que es el Real Madrid, un equipo hecho a golpe de talonario y que para enfrentarse a uno de cantera con retoques ha de utilizar medidas tramposas. Pasable como táctica es que quite a los que saben, léase Ozïl, en beneficio de los que sobresalen por la resta y no por la suma, pero eso de no cortar la hierba del Bernabéu y dejarla seca es propio de un miedoso. Ya sé que con el Inter le salió bien, pero eso no significa que importe esos métodos para aplicarlo en un club que a lo largo de los tiempos casi siempre fue superior a ese Barça que quiso neutralizar como si en vez de dirigir al Real Madrid estuviese a cargo de un cualquiera.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios