Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Cómo combina el Sevilla ser crisol y campeón

PALABRA de Ciro Immobile, no mía. "El Sevilla es el equipo perfecto para relanzarme". Son palabras que nunca dijeron Rakitic, Bacca o Aleix Vidal, pero que bien pudieron pronunciarlas según se ha visto en el desenlace. Aunque el caso del italiano tiene matices que le diferencian, tal el haber sido tan decepcionante su paso por la Bundesliga como el de Van der Vaart, resulta indudable que el Sevilla es buena plataforma de lanzamiento.

El Sevilla, con su inmejorable sistema de compraventas más la trufa del chaparrón de títulos que le han llevado a lugar privilegiado en el gran escaparate del mundo, consigue, por ejemplo, que ese diamante gallego llamado Denis Suárez prefiera quedarse en el Sevilla antes que volver al Barcelona. Que un futbolista prefiera seguir en él, hacen del Sevilla un lugar ideal para la motivación de todo pelotero que tiene hambre y muchas ganas de ser gente en el fútbol.

En este Sevilla apaleador de plata en cantidades industriales no caben ni el haragán ni tampoco los prejubilados. Los tiempos han cambiado que es una barbaridad y se quedan lejos en la memoria los ejemplos para el sesteo. Immobile ha desvelado en una frase qué significa este Sevilla en el concierto universal. Y ahí quedan los resultados, tanto en lo deportivo como en el proceloso asunto de los dineros. Pasa, entonces, que este Sevilla es banco y crisol a la vez que campeón.

Y la plantilla sigue sudando en el humedal de La Manga con otra sentencia, ahora de Unai. Es la pretensión de llegar con la misma energía a Tiflis el 11 de agosto que visitará al Athletic Club el 15 de mayo y darle el cerrojazo a otra campaña que se presume similar a las dos anteriores. Ejemplo de gestión que arranca de la calderilla de Del Nido a esto de Immobile de que el Sevilla es el club perfecto para volver a ser el que fue en Italia. Crisol, sí, pero también campeón.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios