Tribuna Libre

Juan Lebrón

La comunicación política: 'TV show'

Ala pandilla de asesores de comunicación, consultores, estilistas, etcétera... que aconsejan y dirigen a esos políticos algo inmaduros que soportamos estoicamente estos días; que adoran y reverencian a las series de TV Borgen y House of Cards sus biblias, ficción por realidad; desconocen lo más elemental de la profesión que ejercen y nos los han colocado ciertas cadenas de televisión muy interesadas en emular el viejo sueño de Charles Foster Kane, de controlar la acción política a través de los medios de comunicación, y que tan magistralmente retrató Orsón Wells con Greeg Toland y Joseph Cotten en Citizen Kane, deben saber: que su pequeño carísimo e insignificante máster pagado por sus papás, probablemente en Washington D.C, donde la noches cosmopolitas y divertidas de Georgetown; los brunch cool de weekend en alguna mansión de Alexandria; visita ocasional al viejo National Press Building, además de oír historias apócrifas de Ben Bradlee y los Kennedy, sumado todo ello a aquella escapade de una semana inolvidable en Nueva York, con visita incluida "of course" al Soho, Tribeca, más aquel día inolvidable que jugaron al frisbee en Central Park con una pareja de ensueño de cabello rubio color trigo, no les habilita ni les hace profesionales de nada, ni desde luego les hace apenas ligeramente conocedores del complejo sistema de comunicación política norteamericano que malamente tratan de copiar.

Están agotando al ciudadano con sus planteamientos de comunicación simple, burda e insultante, que está ya harto y perplejo de este interminable y bochornoso reality, de tan ínfima calidad. El show y la pasarela fotográfica "romántica" de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias en torno al edificio del Congreso, fue innecesario e insultante desde un punto de vista informativo. Un exceso bochornoso e injustificable, que lo pagará gravemente la clase política, que desciende ya vertiginosamente al pozo del desprestigio, de la indiferencia y de la inoperancia, con el peligro que eso entraña para la democracia. Las próximas elecciones deberían traer sorpresas...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios