José Manuel Menudo / Profesor De La Universidad Pablo De Olavide

La confianza del consumidor se resiente

ESTA semana se ha publicado el indicador de confianza del consumidor que elabora el Instituto de Crédito Oficial (ICO). La estadística mide la confianza del consumidor y sus expectativas, y no sólo con respecto a la situación general de la economía, sino también en relación con magnitudes específicas como tipos, empleo o inflación.

El indicador se calcula como media aritmética de los balances de la situación actual y las expectativas, de forma que pueden tomar valores que oscilan entre 0 y 200; por encima de 100 indica una percepción favorable/optimista de los consumidores y por debajo, una percepción negativa/pesimista. El índice se compone de una valoración de la coyuntura actual y de un componente de expectativas sobre la evolución de la economía española para los próximos seis meses.

En enero, el indicador se situó en 70,9 (más pesimistas que optimistas), un registro que supuso un retroceso de 1,4 puntos respecto a diciembre. La mejora en las expectativas de las familias (84 puntos, uno más que en diciembre) no fue suficiente para compensar el pesimismo sobre su situación actual (cayó 4 puntos). En cuanto a la valoración de aspectos específicos, hubo un retroceso especialmente significativo en el empleo y la situación de la economía del país, que disminuyeron en 5,6 y 5,1 puntos, respectivamente. Como en meses anteriores, la economía familiar resultó el aspecto mejor valorado y en el extremo opuesto se situó la opinión sobre la situación actual de la economía. En el análisis interanual, la valoración de los consumidores sobre la economía cayó 38,5 puntos, la del empleo 23, y la de la economía familiar, 21,3.

Llama la atención que en enero los consumidores continuaran rebajando sus expectativas de inflación, mientras que las previsiones de subida de tipos de interés experimentaron un leve repunte. Por otra parte, los encuestados mostraron sus peores perspectivas acerca de las posibilidades de ahorro y de consumo de bienes duraderos para los próximos doce meses.

La estadística también contempla una diferenciación por provincias en función de su renta. La confianza del consumidor ha mejorado respecto al mes anterior en las provincias con menor PIB per cápita (inferior al 84 por ciento de la media española), mientras que retrocedió en los grupos provinciales con PIB per cápita medio (entre el 84 y el 116 por ciento de la media española) y con PIB per cápita más elevado (superior al 116 por ciento de la media). Sin embargo, el indicador de expectativas mejoró en enero en todos los grupos provinciales considerados.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios