PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Los votos contados desde la Plaza Nueva y desde San Telmo

LA rotunda victoria autonómica del PP gallego, acrecentando su mayoría absoluta pese al deterioro de la reputación del Gobierno Rajoy por los durísimos recortes y las promesas incumplidas, y el descalabro del PSOE tanto en Galicia como en el País Vasco, da igual que en una comunidad acudiera a las urnas desde la oposición y en la otra desde el poder ejecutivo, son espejos ante los que hoy se hacen preguntas Griñán, Zoido y demás protagonistas de la política con mando en plaza en y desde Sevilla. Por muy galaicos y euskaldunes que fueran los sufragios ayer contabilizados, intentan ver en su reverso señales sobre el alcance de sus estrategias y de sus carismas. Su situación es más cómoda, en nuestra tierra los únicos que no quieren ser españoles son los gibraltareños. Porque lo más importante ayer fue la derrota en el País Vasco de los partidos que han derrotado a ETA.

A Zoido le encantaría ser como Feijóo a la hora de disputar unas elecciones, y tener de principal rival para la Alcaldía de Sevilla en 2015 a un candidato como el socialista gallego Pachi Vázquez, sin tirón en sus propias filas. Así es más fácil ganar por pura inercia.

Juan Bueno, cuando tomó posesión de su cargo como líder del PP sevillano, estuvo muy desafortunado al calificar a la provincia como la dichosa manchita roja en el mapa de España. Su diagnóstico político a medio plazo ha de tener presente que quien de verdad está ganando no es el PP ni el PSOE, sino la crisis. Y sus consecuencias son ya de tal calibre que, cuando la gota rebose el vaso del statu quo, serán más drásticos que nunca los cambios en el voto. No sólo estarán en cuestión las victorias de antaño, las suyas y las ajenas, sino las bases de la democracia juancarlista.

El PSOE corre serio riesgo de achicarse a la condición de partido nacional-andaluz, sólo en Andalucía tiene garantizado más del 30% del voto. El probable hundimiento en los plebiscitarios comicios catalanes del 25 de noviembre confirmará esa tendencia sin precedentes. Rubalcaba tiene los días contados como líder. Patxi López no tiene opción alguna por su fracaso como lehendakari. Casi imposible que la catalana Chacón concite ahora consensos en la piel de toro, para ello tendría que desmarcarse totalmente del esquizofrénico PSC actual. Griñán le debe a la IU andaluza de Valderas la rocambolesca coyuntura de influir desde el PSOE andaluz en un cambio de rumbo en Ferraz, y aportar una candidatura andaluza tanto a la secretaría general como a las elecciones generales. En el entorno de Griñán, más de uno, y más de una, desea involucrarse en estas cuitas orgánicas y huir de ser gobernantes que a diario en Andalucía tengan que ordenar despidos y recortes.

La quiebra del bipartidismo se acelera más por la izquierda. Quienes hicieron mayoritario al PSOE se han pasado a la abstención. Cuando avance en España el secesionismo, el PP tendrá muchas dificultades para retener al electorado derechista que más se indigna con el auge de los nacionalismos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios