PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

El contagio de la histeria

LE faltan tres telediarios al desparrame de la histeria mediática por la gripe A. La enfermedad de moda porque se contagia. Aunque no tan rápido como el miedo. Ayer, hoy y mañana, como todos los días, morirá más gente en Sevilla por patologías que contagia la mala vida: el tabaco, el alcohol, las drogas sintéticas, el sedentarismo, la comida basura, la imprudencia al volante,... Muchos son los que se niegan a vacunarse para estas fosas comunes de la muerte socializada.

Les invito a compartir una reflexión que admito puede herir susceptibilidades: desde que nos hemos acostumbrado a no soportar el crecimiento de las víctimas en carretera, con la continua información sobre la cifra de muertos, y el detalle siempre impactante de algunos casos, también se ha contribuido a que no nos dé igual que sean 15 muertos un fin de semana en lugar de 11, y si son ocho mejor. Bienvenidos a la segunda vida todos aquellos que lo pueden seguir contando. Si tanto apreciamos ahora el valor de cada vida a partir del aldabonazo de cada muerte, ¿por qué no maduramos en el combate social a las dolencias cardiovasculares, al cáncer, a la arterioesclerosis, al alzheimer, a la diabetes, que matan y van a matar mucho más que la gripe A?.

No quiero minimizar la importancia de afrontar la ola de contagios que se avecina, poner coto a la gripe A es y debe ser una prioridad que va a poner a prueba el sistema sanitario y el sentido común ante los miedos avivados por la falta de sesera para digerir bien el exceso de información en libertad. Pero temo que los políticos quieran curarse en salud de cualquier asomo de polémica sobre su gestión y ordenen una vacunación tan masiva que sea contraproducente para la salud a medio y largo plazo. Porque todos los expertos médicos señalan que este virus no es ahora muy peligroso y que cuando realmente habría que inmunizarse en plan zafarrancho de combate es si sufre una mutación más dañina, lo cual puede ocurrir dentro de uno, dos, tres o cuatro años. O nunca.

Los españoles hemos descubierto que años ha se nos hurtó el goteo informativo con la gripe convencional. La última hora de las 10:15 sobre el primer muerto por gripe, el comunicado de la Consejería de Salud a las 13:45 sobre el tercer fallecido y el anuncio de su portavoz a las 18:25 sobre la quinta victima del día.

La verdad os hará libres de algún tipo de muerte prematura. La veloz medicina genética pronto estará en condiciones de informar, a quienes deseen tener hijos, y a quienes ya lo tienen, de cuáles son sus factores de riesgo en edad infantil, adolescente y madura. También en esto la ciencia va más rápido que las mentalidades. Todavía no veo madura a esta sociedad, que tiene poco término medio entre la resignación (de algo hay que morir...) y el canguelo (de esto no puedo morir...), para asimilar con criterio un goteo constante de información (tanto en negativo como en positivo) sobre las causas de la muerte a diario y sobre la reducción de muertes en patologías mayoritarias, siempre con el respeto absoluto al anonimato de fallecidos y familiares.

Hemos optado por vivir menos de lo que pudiéramos en un ejercicio de notoria dejadez en la prevención, y que sea la muerte la que nos marque el paso. En cambio, contra la gripe A se exige una vacunación masiva como si estuviéramos inmersos en el apocalipsis.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios