La ventana

Luis Carlos Peris

En el corazón de una noche singularísima

DESDE la inquietante duda de qué influencia tendrá la crisis en los fastos, convengamos en que esta noche de víspera de Corpus es una de esas fechas con carácter de efeméride que enlucen el calendario lúdico de esta Sevilla nuestra. Al conjuro de escaparates engalanados y altares levantados desde el sector más sensible de la fe católica, el personal suele agolparse en esta atardecida para poblar el meollo que hace distinta a esta ciudad. Sevilla, se ponga como se ponga el personal que suele emponzoñar las mal llamadas redes sociales, basa su singularidad en acontecimientos como el que se da en esta víspera de Corpus por Sierpes o Tetuán, por San Francisco o por Cuna, por Acetres o Sagasta, por la Avenida o por Cerrajería. Y si usted duda de que esto es tal que así, pues péguese un paseíto por la zona y verá lo que vale un peine, cómo reluce lo que verdaderamente distingue a Sevilla del resto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios