La ventana

Luis Carlos Peris

De cómo la coreana fue complacida

SORPRENDENTE cuestión, al menos para un servidor. Aunque la capacidad de sorpresa va atenuándose aún te guarda la vida en alguna de sus encrucijadas un motivo para ello. Surgió la otra noche en el Dos de Mayo, uno de esos oasis multitudinarios que el emprendedor Pepe Gutiérrez tiene en el meollo de la ciudad. Y la sorpresa fue comprobar cómo una guapa chavala oriental solicitaba la carta en su idioma vernáculo y fue complacida. Si sorprendente me resultaba la petición más aún iba a serlo que fuese correspondida. Normal que un establecimiento situado en el corazón turístico de la ciudad tenga carta en inglés, francés, alemán, quizá en italiano y posiblemente en portugués. Pero la sorpresa fue al comprobar cómo en un bebedero situado en la Gavidia, una coreana pida la lista de tapas en su idioma y sea complacida. ¿Tantos coreanos hay en Sevilla?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios