La ventana

Luis Carlos Peris

La corrupción, una sorpresa tras otra

VERGONZOSA cascada de noticias sobre la corrupción imperante y lo peor de todo es que dicho estado de cosas se encuentra metido hasta el tuétano en toda la urdimbre social. Lo mismo da que da lo mismo que sea en la política nacional que en la autonómica y el colmo, lo que ya es para exiliarse en busca de una atmósfera más respirable, es lo de ese director general que ha mezclado ERE ilegítimos con el consumo de esa droga de alto standing llamada cocaína. Corrupciones de todos los colores, abogados como elementos necesarios para dar el golpe en el erario público, chóferes utilizados como camellos remuneradísimos, sastres baratísimos para el mandarín de turno, una auténtica orgía de barbaridades que mueven a la desmoralización. Y lo más sangrante es que aún haya personajes que defiendan a estos ladrones de guante blanco y el cuello como la cara, durísimo. Qué paisaje y qué paisanaje.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios