La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Cada cosa a su tiempo y los nabos...

Desde luego, la cosa tiene guasa. Una sobredosis de guasa que, con la pertinaz sequía que estamos padeciendo, la lluvia anuncie su presencia en la Cabalgata. Creíamos que el efecto rogativa lo tenía en exclusiva el sonido cofradiero de las cornetas y los tambores junto al de los clarines de la plaza, pero también la cicatera lluvia tiene interés en asomarse a la gran noche en que los Reyes Magos hacen su entrada triunfal. Y como ese día 5 auguran los iniciados chaparrones gordos, pues varios ayuntamientos cercanos han decidido que los Magos vengan de Oriente un día antes. Afortunadamente, en Sevilla tiene el Heraldo apalabrada la fecha del 4 y no hay opción al cambio. Menos mal, pues adelantar la Cabalgata es como sacar a la Borriquita el Viernes de Dolores si es que el Domingo de Ramos se prevé lluvioso, que cada cosa a su tiempo y los nabos en Adviento.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios