La ventana

Luis Carlos Peris

La crisis devolverá a su ser las comuniones

SÁBADO ya segundo del mayo florido y hermoso, día de primeras comuniones en tropel y no cabe duda de que la crisis insufrible que estamos soportando va a hacer especial hincapié en la mengua del boato y la cosa de dichas celebraciones. En un tiempo no muy lejano, la primera comunión se celebraba con un desayuno íntimo y ese niño en peregrinación por los domicilios conocidos a fin de llenar la limosnera. Luego no sólo entró en desuso dicho artilugio petitorio, sino que el desayuno derivó a costeado almuerzo de sobremesa larga para solaz de los mayores y aburrimiento de los coetáneos del comulgante. Había casos de comuniones con presupuesto más alto que una boda, pero las cosas han cambiado una barbaridad y los tiempos pueden ocasionar que las comuniones sean como antes. Tampoco un simple trámite, pero no tan ostentosas; en fin que ya hoy se sacarán datos fiables.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios