editorial

Un debate sobrio y de altura

LA primera jornada del debate de investidura de Mariano Rajoy como presiente del Gobierno se desarrolló en un tono sobrio y contenido que explicitó las diferentes concepciones de las fuerzas políticas parlamentarias sobre la salida de la crisis sin necesidad de las descalificaciones e insultos que con demasiada frecuencia registra el hemiciclo. Los oradores se expresaron con respeto, e incluso cordialidad, dentro de sus discrepancias, y centrados en todos los casos en los problemas que afectan a los españoles. Es un primer balance muy positivo. El discurso del candidato sirvió para concretar muchas de las claves de la política que se propone realizar cuando sea elegido, sin esconder los sacrificios que anuncia a los ciudadanos. Sus compromisos sobre revalorización de las pensiones, eliminación de las prejubilaciones, pago del IVA tras cobrar la factura, adelgazamiento de las administraciones mediante la no reposición de las bajas de funcionarios y reformas financiera, laboral y de las televisiones públicas, entre otras, quedaron enmarcadas dentro del ahorro de 16.500 millones de euros para cumplir el compromiso de control del déficit público. Los portavoces de la que será oposición se manifestaron de modo constructivo ante estas iniciativas. El de la mayoría opositora, Pérez Rubalcaba, ofreció mano tendida a Rajoy, no sin expresar su desconfianza y vigilancia ante la eventualidad de que los ajustes previstos supongan un recorte en las prestaciones sociales básicas del Estado del bienestar. Otro tanto hizo el portavoz del nacionalismo catalán, Duran Lleida, aunque en su caso no dejó de poner el énfasis en la reivindicación máxima de CiU, que es la soberanía fiscal y la conquista de una relación bilateral entre España y Cataluña, una exigencia que probablemente llevará al tercer grupo del Congreso a votar contra la investidura de Rajoy o a abstenerse. El líder de IU, Cayo Lara, ya adelantó su voto negativo, acorde con la postura de la coalición izquierdista de un modelo anticrisis netamente alternativo al del PP. Fue un debate de altura.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios