Visto y oído

Antonio / Sempere

El debate

El debate del debate. Eso es lo importante. Y ahí el matiz novedoso de esta confrontación electoral mediática. En la interpretación realizada del cara a cara entre Rajoy y Zapatero antes y después. En el pre-debate y el post-debate. Bueno, todos no. Si en el mensaje de Nochebuena de Su Majestad el Rey la mala de la película es la televisión autonómica vasca, que pasa de emitir el discurso, en esta ocasión son nada menos que Telecinco y Antena 3 los que hacen oídos sordos. La cadena líder y la que aspira a serlo deja la política a las demás, mientras ellos se dedican a hacer caja. Al negocio puro y duro. Con dos productos de pegada fuerte, Física o química y C.S.I. No creo que sea un gesto de salud democrática por parte de estas cadenas. Deberíamos tomar nota mental de esto.

Manuel Campo Vidal ha declarado que lamenta el protagonismo involuntario que está teniendo la figura del moderador. Lo que hay que oír... Pero si nadie había solicitado a la Academia preparar un debate y les faltó tiempo para preparar la encerrona. Aunque la Academia me vete a saraos y canapés varios por escribir esto, dicho queda. No imagino a la presidenta de la Academia de Cine, Ángeles González-Sinde, de profesión guionista, escribiendo los guiones de la gala de los Goya, y luego aclarando que no cobra por ello.

En días como hoy escribir el retardo con el que salen los periódicos parece insalvable. Cuando se publiquen estas líneas ya sabremos si Javier Bardem y Alberto Iglesias están de celebración. Y en el momento de comentar el debate, y cómo fue el debate del debate en los medios, y qué cadena logró mejores resultados en su cobertura, cosa que ocurrirá en los periódicos del miércoles, aquello parecerá prehistoria de la campaña. Pese a todo, que viva la prensa en papel. Que viva el ritual de leer los periódicos de toda la vida, al tacto.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios