editorial

La década dorada del deporte español

FRUTO de la planificación que comenzó en 1992 con los Juegos Olímpicos de Barcelona, el deporte español comenzó a vivir a partir del año 2000 una época dorada sin precedentes en su historia, y cuyo último hito fue el triunfo de ayer en Sevilla, donde el equipo nacional de tenis ganó la quinta Copa Davis para el país. Rafael Nadal conjugó la técnica y la fuerza en un durísimo encuentro con un no menos elogiable tenista argentino, Del Potro, durante cuatro horas en los que el Estadio de la Cartuja y todo el país vibró con el mallorquín, uno de los mejores deportistas de nuestra nómina nacional de toda la historia. Pero el éxito del deporte español no se debe a la conjunción de unas cuantas estrellas, sino a una política bien diseñada que ha venido combinando fondos públicos y privados para convertir a un país de segunda división en este campo en uno de los grandes. El combinado español de fútbol es el actual campeón del mundo y de Europa; el de baloncesto, del continente, y en el ciclismo se sigue sin bajar del podio a pesar de los escándalos de dopaje que tanto daño están causando a este deporte. Como está ocurriendo en otros sectores, el deporte -o mejor dicho, los deportistas- se está viendo afectado por los ajustes del presupuesto público. Además de los Nadales, las estrellas del baloncesto o los virtuosos del fútbol, en España hay un buen número de deportistas que pueden seguir preparándose y viviendo de esta actividad gracias a becas y otro tipo de ayudas. Es conveniente que la entrada de inversores privados palíe en algún modo el retraimiento del gasto público, pero que no se olvide otro tipo de disciplinas que de, seguir por este camino, también nos aportarán muchas victorias y alegrías. Hoy también cabe decir que del mismo modo que se debe perseguir el dopaje en el deporte, hay que solicitar cautela a la hora de elevar acusaciones porque la simple sombra de la duda es capaz de aniquilar años de trabajo, preparación y esfuerzo. Y, mientras tanto, aprovechemos estos momentos de gloria.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios