Desde mi córner

Luis Carlos Peris

La décima fue una gran jornada

Kanoute rescataba al Sevilla de la emboscada que urdió Lucas Alcaraz y el Betis dio con un tesoro, los goles

LECTURAS variadas nos dejaba la décima jornada de Liga, esa fecha que señala que el cuarto de competición ya se ha superado. Lecturas variadas, pero un detalle que se repite de forma inevitable una jornada tras otra. Es la indiscutible superioridad del Barcelona sobre el resto del grupo, sobre grandes, chicos y regulares. Treinta y cuatro goles en diez partidos es una barbaridad y a este paso capaz es de pulverizar aquel récord del Madrid de Toshack en la 89-90, la Liga de los 107 goles, una marca que siempre pareció inalcanzable, pero que este Barça de Guardiola lleva camino de reventar a base de fútbol y pegada.

En cuanto a lo que nos coge más cercano, buena jornada. Más que buena, buenísima aunque las cosas haya que matizarlas, que no siempre los caminos hacia el éxito tienen por qué ser coincidentes. Por ejemplo, el Sevilla se reencontró con el triunfo después de tres tropiezos consecutivos y una vez más ha de agradecerle a esa especie de futbolista milagro que es Kanoute que acudiese a tiempo de rescatarlo de la emboscada propuesta por Lucas Alcaraz. Es opinión generalizada de que hubo reencuentro con la victoria pero que el juego de antaño sigue sin pasar lista y también se dice que la grada del Sánchez Pizjuán ya no admite comer otra cosa que no sea caviar.

Y es que de ganar también se cansan las aficiones y que el ser humano se caracteriza por querer más y más, mucho más. Por su parte, el Betis daba un golpe de mano en la paramera. Desde aquel empate a cuatro de 2005 en San Mamés no ligaba póquer de goles y eso hay que celebrarlo como corresponde, pero la imagen de vulnerabilidad que dio en algunas fases del partido no da pie a una plena confianza en el equipo. Lo mejor de todo es que se ha abierto una brecha a sus espaldas y que esa falta de gol que se le achaca a sus especialistas la subsanaron los de atrás para que no sólo no se notara sino que sirvió para redondear un marcador ciertamente inusual. Buena jornada.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios