REZA el adagio que "cuando el dedo señala la Luna, el bobo mira el dedo". Esta máxima venía a nuestra memoria al ver cómo todos los esfuerzos del Ayuntamiento al presentar el acuerdo sobre la mezquita, otrora de Los Bermejales y ahora de la isla de la Cartuja, se encaminaban a que todos viéramos que el templo islámico se ubicará "en los aledaños del estadio Olímpico, junto al nudo de comunicaciones del viaducto del Alamillo". Pero si en vez de mirar el dedo municipal analizamos con detenimiento los planos de la isla de la Cartuja y las fichas del Plan General, veremos justamente lo que en principio no quería el Ayuntamiento que viéramos: que la mezquita se alzará, en suelos del Parque Tecnológico, con fachada a la Avenida Carlos III y embutida entre el pabellón del CSIC, la Facultad de Ciencias de la Comunicación y la futura ampliación de la Tecnópolis a la banda Oeste de aparcamientos. Así pues, el Parque Tecnológico de Sevilla será el primero y único de España que tenga dentro de sus límites un templo, lo cual resulta cuando menos paradójico, pues es la antítesis del I+D. Aunque técnicamente la parcela que ahora ocupará la mezquita está calificada para equipamiento y cabría desde un colegio hasta una iglesia, jamás se pasó por las mentes pensantes de Cartuja 93 en ese tipo de destinos para ese privilegiado suelo, ya que se habló en tiempos de construir una residencia o viviendas de alquiler (en una proporción no superior al 25% ) para los investigadores de la Tecnópolis, los batas blancas. Sorprende, pues, que cuando falta suelo en la isla para empresas avanzadas y para equipamientos de esas empresas, parte del poco que queda se destine a un edificio religioso -daría igual que fuera católico, mormón o musulmán- y que esa decisión la adopte un ayuntamiento al que la Justicia le había dado la razón en el pleito vecinal previo. Si se ha elegido este emplazamiento es porque es el único con garantías de que nunca habrá viviendas cerca, aun a costa de convertir la Cartuja en un cajón de sastre donde cabe cualquier cosa.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios