desde mi córner

Luis Carlos Peris

No dejes nada para mañana

Con las aguas del Manzanares muy revueltas colisionan dos equipos que viven tan convulsos como siempre

NUEVAMENTE a mediodía y ahora frente a otro habitual en dicho horario, ese Atlético de Madrid tan semejante en cuanto a lo convulso de su existencia. Llega el Betis a su estadio más querido como visitante, al rodeo donde logró sus dos últimas conquistas, y lo hace en un momento especialmente ajetreado en ambos rincones, pues si en el Calderón andan empeñados en la tarea de desahuciar a Gregorio Manzano, los de Mel interrumpieron la luna de miel que brotó en el descuento con el Valencia con un sainete de los no habituales frente a un Segunda. O sea que el partido se presume lleno de aristas poco agradables.

Y extraña otra vez en este Betis que no acaba de reencontrarse la decisión técnica de dejar en casa al portero que fue fichado como refuerzo indispensable para circular con solvencia y que significó la única noticia positiva en el Córdoba-Betis del pasado martes. Dicen que doctores tiene la Iglesia, pero lo cierto es que Pepe Mel hace cositas que, como mínimo, son difíciles de comprender. En El Arcángel evitó Fabricio que la vuelta no fuera una misión imposible para su equipo, pero, como en el viaje a Pamplona, el canario habrá de ver los toros desde la barrera televisiva. También se dice que quien la lleva la entiende aunque nos cueste tanto trabajo entenderlo.

Si a la fortaleza casera del Atleti se le une el deplorable sistema defensivo del Betis, los augurios no pueden ser buenos de ninguna de las maneras. No obstante, el coliseo de la orilla del Manzanares le trae muy buenos recuerdos al Betis, por siempre Real Betis Balompié le pese a quien le pese. Allí cuajó muy buenas faenas, algunas hasta de rabo, y sacando a relucir una intensidad parecida a la que mostró en la remontada milagrosa con el Valencia ¿por qué no va a pescar en unas aguas que se presumen excesivamente revueltas? Es más, mirando al calendario que se aproxima, mejor sería que la tropa de Mel no deje para mañana lo que pueda hacer hoy en Madrid.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios