La esquina

No es delito vivir sin papeles

EL ministro del Interior tuvo que rectificar sobre la marcha. Tras admitir por la mañana que la Policía tiene "objetivos cuantitativos en la lucha contra la delincuencia" tratando de justificar que se detenga a un cupo mínimo de inmigrantes sin papeles por zona, Rubalcaba precisó horas después que los objetivos numéricos se refieren a los delincuentes en general.

Esto viene a cuento de la denuncia de cuatro sindicatos policiales de que se está ordenando a la fuerza pública hacer redadas indiscriminadas de inmigrantes irregulares. Hay una circular bastante concreta, de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, fijando cuotas semanales de inmigrantes a detener (en Vallecas, por ejemplo, 35), prometiendo días libres a los agentes que las cumplan y sugiriendo una preferencia por los de origen marroquí, cuyas expulsiones salen más baratas.

Se ha constatado, a consecuencia de la orden, una mayor presencia y activismo policial en torno al metro, los locutorios y puertas de colegios, donde los inmigrantes pueden ser cazados con facilidad, como si fueran venados correteando a tiro de Bermejo, Garzón y otros aficionados a la cinegética. La expresión es fuerte, pero no se me ocurre otra más adecuada para definir la situación de unas gentes que están lejos de su tierra por pura necesidad y a las que se endosa el estigma del delito cuando de lo único de lo que se les puede acusar, de antemano, es de una falta administrativa (no tener papeles). La circular concentra dentro de sí todos los tópicos xenófobos, tan peligrosos, que asocian inmigración irregular con delito. Soy capaz de imaginar al ministro del Interior de Berlusconi mandando detener doscientos rumanos por semana, pero creía que aquí estábamos vacunados contra el virus. Si Ángel Acebes, cuando estaba en el mismo cargo, hubiera dicho una cosa parecida hace cinco años, todavía hoy estaríamos denunciando el escándalo, yo el primero.

Hay que atenerse a la puntualización del ministro: ni él, ni el director de la Policía ni el director adjunto operativo han ordenado perseguir a los inmigrantes ilegales. Vale. Pero la circular de la Jefatura Superior de Madrid existe y su titular no ha sido ni siquiera amonestado. Además, según Rubalcaba, de lo que se trata es de detener a aquellos extranjeros sin papeles que desarrollen actividades ilegales. Hombre, claro, y a los extranjeros con papeles que desarrollen esas actividades, y a los españoles que hagan lo propio. En fin, Perogrullo, que hay que perseguir a los que comentan delitos, con o sin documentación, nacidos aquí o en la Patagonia. Para eso no hacen falta circulares ni objetivos cuantitativos. Sólo hacer cumplir las leyes, que, según creo, es la misión de la Policía.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios