Cosas que pasan

Ricardo Castillejo / Rcastillejo@grupojoly.com

Una denunciahistórica

DEBO ser algo retorcido porque mil veces prefiero que hablen, aunque sea bien, a pasar desapercibido. La indiferencia me parece el más terrible de los insultos con lo que, cuantas más veces podamos evitarla, mejor que mejor. Y, puesto que los comentarios malintencionados se dan por sobreentendidos, mantengamos la esperanza en que, al menos de vez en cuando, caiga alguno positivo.

El de hoy lo es, y mucho. Sobre todo para Ángela Bustillo, la que fuera Miss Cantabria 2007; para su abogada, Beatriz Bermejo; y para todas aquellas mamás que, de aquí en adelante, se presenten al certamen de Miss España. Gracias a la denuncia de "la" Bustillo -interpuesta porque su condición de madre estuvo a punto de costarle la candidatura- y su defensora -que, por cierto, no le ha cobrado nada por llevar a tan buen fin su caso-, las futuras guapas oficiales de nuestro país podrán haber dado a luz previamente sin que, dicha circunstancia, suponga un impedimento en su consecución del cetro de la belleza.

Eso por no hablar de la posibilidad de que, hasta en Miss Universo o en Miss Mundo, que no montan una y otra por igual, también se realice el mismo replanteamiento de las bases del concurso y, junto a las sensuales curvas femeninas de sus candidatas, acepten la de la felicidad maternal como herencia de su pasado. Al menos, eso pretende Antonio Martínez Camacho, abogado de Elche que ha manifestado su intención de seguir la labor de su colega cántabra, la mencionada Beatriz, extrapolando su logro a áreas más internacionales. Al final, al conseguir su objetivo, la demanda de Ángela se ha retirado y, tanto ella como su letrada, están felices con el resultado. La primera se ha centrado en organizar eventos en su tierra como Miss Fotogenia -y otros de carácter similar-. La segunda continuará adelante con una carrera profesional de más de veinte años en la que, esta mediática situación por la que pasa desde hace un año aproximadamente, es casi una raya en el agua. Será éste, para ambas, un agridulce momento de gloria.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios