desde mi córner

Luis Carlos Peris

El desequilibrio ya es universal

Entre el Barcelona y el campeón de Sudamérica hay la misma distancia que la que existe en nuestra Liga

DESCOMUNAL, estratosférica pegada del Real Madrid ante un Sevilla a un nivel superior de lo que va mostrando este curso para que horas después dijese el Barça, una vez más, aquí estoy yo y éstos son mis poderes. Si lo de la noche antes en Nervión había sido el combate de un pesado contra un ligero, lo de Japón fue la laminación de un mosca por parte de un superpesado que, además, se mueve por la cancha con los pies de un peso ligerísimo. Y ahora, ¿qué? ¿Hay algún equipo en el mundo que pueda toserle a esos dos gigantes? Y es que si nuestra Liga está desequilibrada, el concierto mundial es más de lo mismo.

Y en la cosa nuestra, en ese fútbol según Sevilla que nos compete, el campanazo lo daba el Betis con su triunfo en el Calderón, su campo más querido después del propio. Acertó Pepe Mel en su diagnóstico al decir que se ganó jugando peor que en otras ocasiones en que su equipo perdió. Así es, pero a ver quién le echa agua al vino que hoy bebe el bético con delectación. Por supuesto que si el Atleti acierta en las dos o tres ocasiones que disfrutó cuando todo arrancó, ahora estaríamos hablando de otro partido bien distinto, pero también estaríamos ante otro panorama de no haber mediado el infortunio ante Levante, Rayo, Racing, Osasuna o Real Sociedad.

No debe, sin embargo, este árbol del triunfo en el Calderón impedir la visión del bosque en que se halla sumido el Betis. Aunque dejase la portería a cero, el arranque fue espeluznante y ello debe seguir teniéndose en cuenta a la hora de mantener las riendas del equipo. Claro que como bien está lo que bien acaba, a ver si esta victoria contribuye a recuperar la autoestima para que el Betis aparque las tribulaciones y pueda mirar al futuro con el optimismo en buen estado de revista. Se acabó el año liguero y que la Copa, hoy en Nervión y mañana en Heliópolis, no interfiera en el futuro a corto, medio y largo plazo de este fútbol nuestro, que lo otro es otra historia.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios