Alto y claro

José Antonio Carrizosa

Algo que despega

MIENTRAS se anuncian por todos lados los primeros síntomas de que el final de la crisis se ve en el horizonte, la mayoría de los analistas coinciden en que ese inicio de recuperación va a tardar por lo menos un año más en traducirse en creación de empleo. A Andalucía y a Sevilla le quedan, por lo tanto, un largo trecho todavía por recorrer de ese camino cuesta arriba que nos ha llevado a cifras de desempleo en el umbral del tercermundismo económico. Cuándo y cómo vamos a recuperar el tejido empresarial perdido, vamos a adecuar nuestro modelo productivo a la demanda de los tiempos que vienen y de qué forma vamos a ver dinamismo empresarial en nuestra tierra son incógnita sobre las que es mejor no hacer previsiones temporales. Por eso, por estar en un panorama tan desabrido, es por lo que hechos como el ocurrido en Sevilla el pasado viernes arrojan una ráfaga de esperanza que conviene no desaprovechar. El primer vuelo del avión de transporte militar A400M, que se monta en la factoría de EADS en San Pablo, ha sido un acontecimiento cargado de simbolismo por muchas razones. La principal de ella es que coloca a Sevilla en la vanguardia de la industria aeronáutica española. Se trata de un sector que supone en sí mismo una apuesta por el futuro, que requiere una mano de obra de alta cualificación y en el que la innovación es el factor que marca la ventaja sobre los competidores. Es decir, aunque la industria aeronáutica tiene tradición en Sevilla, se trata de una apuesta que marca distancia con el modelo económico dominante durante muchos años en Andalucía. Que a pesar de los problemas y en medio de un panorama como al actual algo despegue en Sevilla es importante. El sector aeronáutico es una prioridad de las administraciones públicas que se han volcado en ayudas. Ahora le toca a la iniciativa privada demostrar que el A400M no se queda en una iniciativa aislada y que hay un sector empresarial dispuesto a convertir a Sevilla en referente nacional y europeo para un actividad económica capaz de generar un alto valor añadido. El pesimismo se combate con hechos. Si Sevilla levanta el vuelo será en base a logros como el ocurrido el viernes en San Pablo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios