Editorial

El destino de la ayuda a los bancos

EL presidente de la Junta de Andalucía apeló el sábado a la responsabilidad de bancos y cajas de ahorros en la normalización de créditos que necesita perentoriamente la economía española. La argumentación de Manuel Chaves es, en principio, inobjetable: las entidades financieras han recibido importantes aportaciones de dinero público para que afronten en mejores condiciones la crisis, pero el requisito que deben cumplir es que transmitan liquidez al sistema, de modo que la concesión de préstamos a las pequeñas y medianas empresas y a las familias vuelva a ser normal, sin las restricciones de los últimos meses. Se trata de un mecanismo ineludible para lograr la reactivación económica. Esta exigencia responde a una demanda social muy extendida, ya que las empresas y los ciudadanos se quejan de las dificultades que continúan sufriendo cuando acuden a solicitar créditos a bancos y cajas. Se entiende menos, en cambio, la advertencia del presidente andaluz de que si las entidades no se atienen a satisfacer esta petición, los poderes públicos deberían intervenir en los bancos, un aviso, por cierto, que ya habían expresado en días anteriores el presidente Zapatero y el número dos del PSOE, José Blanco. ¿A qué se refiere con la intervención en los bancos? Queremos pensar que a ser estrictos en los instrumentos de supervisión que tiene el Banco de España sobre la actividad financiera, porque cualquier otro mecanismo extraordinario está fuera de lugar en una economía de libre mercado, y nos remite a procedimientos más propios de un sistema dirigista, aunque pueda ofrecer una imagen populista de venta fácil a un electorado que está sufriendo las consecuencias de una crisis que sin alarmismo hay que calificar de grave. Llama la atención, por otra parte, que el líder de la oposición, Javier Arenas, se haya apresurado a replicar a las declaraciones de Chaves con otras en las que rechaza cualquier forma de intervención. Llama la atención precisamente porque el PP andaluz acaba de acusar al Gobierno de Chaves de gobernar en favor de los banqueros y no de los ciudadanos. Uno y otro, Chaves y Arenas, deben ser coherentes en estos momentos de dificultad.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios