Fragmentos

Juan Ruesga Navarro

El día después

PASADAS las fiestas llega la hora de retomar las cuestiones del día a día de la ciudad y afrontar su mejora. Los dispositivos especiales de seguridad, limpieza y funcionamiento de los transportes urbanos muestran que los servicios municipales están altamente cualificados. Supongo el esfuerzo económico y de recursos humanos que consumen los días de las fiestas centrales de Sevilla, pero los resultados están a la vista. Al retomar la actividad cotidiana de la ciudad pienso en las mejoras que aportaría la puesta en práctica de un Plan de Sentido Común Urbano, que a la manera de las acciones coordinadas de los servicios municipales en las fiestas, aborde los barrios uno por uno hasta dar una vuelta por todos ellos.

Lo que propongo no es abordar la resolución de un tema en toda la ciudad de una vez, como por ejemplo el alumbrado o los veladores, sino cambiar de táctica y afrontar todos los problemas de carácter urbano, en un territorio definido y acotado como un barrio o barriada, para a partir de esa puesta a punto establecer un plan de mantenimiento que cuente con la colaboración de los vecinos. Este plan puede durar uno o dos años, el tiempo que haga falta, depende de los recursos, pero tiene la virtud de mostrar a todos, empezando por los propios vecinos, las mejoras y su capacidad de influir en la calidad de vida cotidiana de todos los habitantes de la ciudad.

Todo esto se me ha ocurrido a la vista del plano detallado que han elaborado para el casco norte, la Asociación Vecinal La Revuelta y Arquitectos sin Fronteras. Un magnífico trabajo publicado hace unos días y que les recomiendo conocer. En este caso, además, se da la circunstancia de que la zona propuesta me es familiar. He nacido en la calle Santa Paula y mis primeros pasos, colegios, zonas de juego, cines de mi adolescencia y más tarde diversas circunstancias de vida y trabajo me han hecho recorrer esas calles a menudo. Comparto totalmente las ideas expuestas y el método de trabajo aplicado en el documento. Escoger una zona de la ciudad y recorrerla calle a calle identificando los problemas y señalarlos en un único plano. Regulación de tráfico, zonas de estancia de los vecinos, peatonalización, reorganizar el mobiliario urbano, veladores, acerados y aparcamiento, etcétera. Podemos incorporar además limpieza de lo público, cuidado de arbolado y zona verde. Mejora y pintura de fachadas y repaso del cumplimiento de rótulos y señalizaciones varias. Alumbrado público, papeleras, minimizar los tendidos aéreos de electricidad y teléfonos, y así, poco a poco, calle a calle, pared a pared, fachada a fachada, levantar un diagrama de acciones en una zona de la ciudad. Coordinada y eficaz como una campaña con objetivos concretos. En mi opinión no es importante que sea una zona muy grande de ciudad pero sí identificable. Y no tiene importancia tampoco el tiempo que se tarde, sino que tenga fechas de inicio y final conocidos y constatables. Iremos de todas partes de Sevilla a ver el día después.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios