La ventana

Luis Carlos Peris

Un día que es grande y víspera a la vez

ATRÁS quedó la peor Semana Santa conocida y a ver qué jugaditas nos tiene reservada la meteorología para lo que desde hoy se anuncia en esta Sevilla nuestra. Atrás las frustraciones y desencantos para que amanezca Domingo de Resurrección con sus pompas y sus promesas de gozo y farolillos, de toros en esas tardes que por dos semanas consecutivas convierten al cofre del Paseo de Colón en la Meca del Toreo. Y se nos vienen al recuerdo aquellos días como éste en que aparecía milagrosamente un dios laico, el último dios laico que holló el amarillo albero. Un dios faraónico que hibernaba no se sabía dónde para aparecer magnífico por calle Iris casi siempre de verde y oro, que el verde es el color de la esperanza y de algunas cosas más. Ya no vamos a la Maestranza con la ilusión de verlo, pero el cofre sigue ahí, impoluto en este día inaugural, en esta tarde que es día y víspera de tantas y tantas cosas.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios