La ventana

Luis Carlos Peris

Cada día más indefenso el peatón

TENDREMOS que salir a la calle con mona, castoreño y chaqueta blindada, más o menos como salen los picadores a la plaza. De esa guisa habremos de salir a la calle para afrontar sin problemas la complicada tarea de sortear los variopintos obstáculos que hay que eludir para volver indemnes a casa. Entre el carril bici, los veladores y el tranvía ya resultaba tarea ardua ir de la Plaza Nueva a la Puerta Jerez sin que te rozasen un alamar. Y si ya era complicado regresar con bien de la aventura, ahora subió el peligro con la irrupción de esos patinadores que cogen velocidad de crucero para que por Correos sean un visto y no visto de ligeritos que van. La otra tarde, esos patinadores parecían una estampida de búfalos que pasaban a velocidad de vértigo, por lo que no será ninguna tontería blindarse para no correr riesgos en la que fue calificada ciudad de las personas. Por supuesto que no sería de las personas que van a pie.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios