Envío

rafael / sánchez Saus

Un día para la vida

OCHO de cada diez mujeres que tienen cita para abortar deciden seguir adelante con su embarazo tras conocernos… Esto nos demuestra que las mujeres no quieren abortar. Sólo necesitan ayuda, información y dar soluciones reales a sus problemas reales". Quien esto dice porque sabe de qué habla es Carmina García-Valdés, directora general de Redmadre, la fundación que en los últimos años ha atendido a más de 15.000 mujeres en toda España en medio de enormes dificultades, incomprensiones y de la indiferencia, cuando no simple hostilidad, de buena parte de las autoridades. Redmadre facilita a las embarazadas ayuda médica, psicológica, legal y material para que puedan tener a sus hijos, también la posibilidad de acceder a un trabajo que les permita seguir adelante con sus vidas y con sus niños. Lo importante, se recalca, es que una mujer, ante un embarazo imprevisto, no se sienta sola y abandonada.

Pero Redmadre no es la única entidad comprometida con la vida en estos tiempos de aparente triunfo de la cultura de la muerte. Más de 450 organizaciones provida y profamilia convocan en España el Día Internacional de la Vida para el próximo sábado, 6 de abril. Como viene siendo habitual desde 2003, se celebrarán numerosas manifestaciones y concentraciones para reivindicar el valor de la vida humana, su condición de primer e inalienable derecho y la necesidad de su protección desde la concepción hasta la muerte natural. Es ésta, pues, una ocasión excepcional para sacudir la conciencia de una sociedad engañada y adormecida acerca de las condiciones en que se perpetran tantos atentados cotidianos contra la dignidad y la mera existencia de muchos seres humanos, los intereses que los alientan y sobre sus terribles consecuencias morales y sociales, que a todos alcanzan.

El manifiesto conjunto que vertebra el gran número de actos programados ese día y a lo largo de toda esta semana previa incide en tres objetivos muy concretos: el apoyo a la iniciativa europea "Uno de nosotros", ya conocida de los lectores de estos Envíos, la exigencia al Gobierno, en cumplimiento de su promesa electoral, de la derogación sin más dilaciones de la actual ley del aborto, y la demanda de políticas activas de protección a la familia, único valladar efectivo contra la crisis, fuente de solidaridad y garante de la vida y el cuidado a los que más lo necesitan. Nos vemos.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios