La ventana

Luis Carlos Peris

...y dicen que lo peor está por llegar

ALARMA, suenan con fuerza las alarmas y saltan como un resorte los dispositivos defensivos porque, según dicen los expertos, lo peor estaba por llegar. Creíamos que con la que nos cayó en la última quincena de julio más el adobo de un agosto intratable, sólo quedarían los coletazos del veranillo del membrillo. Eso sería para septiembre y coincidiendo con la vendimia para un calor pegajoso y rico en moscas, pero qué va, el calor se ha enseñoreado de nuestras vidas y anuncia lo peor para este fin de semana con su kilómetro cero para mañana a lo más tardar. Nuevamente la barrera del insomnio y la madre que la parió se hacen infranqueables, otra vez los contadores eléctricos desbocados que vamos a ver cómo llega de gordo el recibo de la luz. Queríamos creer que el verano ya había dejado tramitadas todas sus cartas credenciales, pero nuestro gozo en un pozo, de nuevo África entre nosotros.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios