Cosas que pasan

Ricardo Castillejo

Cuando la dicha es buena…

CUANDO la dicha es buena…Nunca es tarde. Lo dice el refrán y yo, amante de la sabiduría popular como soy, no tengo más que rendirme a tal afirmación. Además, como muchos testimonios demuestran, tampoco se trata de un pensamiento tan descabellado. Y si no, permítanme que les presente hoy a una mujer que, a pesar de que tenía todo su entorno señalándole hacia los escenarios, ha esperado hasta ahora para dar la cara como solista. Mientras, le ha dado lugar para criar a dos hijos, de doce y ocho años; cuidar a su padre y a su madre; acompañar a su hermano… En fin, una existencia similar a la de tantas y tantas amas de casa, la mayoría, con bastantes más inquietudes que su absorbente mundo del día a día.

La diferencia de Juana Dolores con el resto -enseguida entenderán el origen de su nombre-, se encuentra en el apellido, en esa sangre andaluza que grita la misma "Pena mora" con la que se presentará como artista el próximo 27 de marzo en el Casino del Aljarafe de Sevilla. Será entonces cuando la cantante eche mano de su licenciatura en arqueología para desenterrar piezas de canción española cuyo corazón, por más que algunos se empeñen en parar, sigue latiendo con una fuerza imparable.

"Valderrama" es la contraseña que le servirá para abrir hasta las más difíciles cerraduras pues, tan limpio han sembrado los suyos, que sólo la mención de su linaje sobra para recibir a cualquiera que a él pertenezca. Luego viene su dulce voz y una cuidada imagen en la que, me consta, está presente el buen gusto de su cuñada, Rosa Peña. Vamos que, al final, todo queda en familia.

Tímida hasta el extremo, razón de este tardío bautismo profesional, Juana Dolores me cuenta proyectos tan apasionantes como el de embarcarse en una gira junto a su hermano, Juan Antonio, y recrear, aparte de las canciones del repertorio propio de cada uno, algunos títulos de sus progenitores: Juanito Valderrama y Dolores Abril. Una hermosa idea que ella acaricia con humildad y que deposita sobre la mesa como probable futuro. Valga mi voto, que para eso estamos en tiempos de elecciones, porque no sea promesa incumplida.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios