Crónica personal

pilar Cernuda

El dilema del Rey… y de Rajoy

HOY finaliza la segunda ronda de conversaciones del Rey con los representantes de los partidos políticos y quizá proponga ya a Patxi López un candidato a la Presidencia del Gobierno. Quizá, porque la Constitución no marca límites al tiempo del que dispone el Rey para presentar su propuesta al presidente del Congreso.

Dicen algunos dirigentes del PP que Rajoy volvería a renunciar a la candidatura si es la persona elegida, aunque el presidente no se ha pronunciado. Los socialistas, en cambio, explican que Sánchez sí aceptaría la propuesta y acusan a Rajoy de falta de respeto al Rey, y de irresponsabilidad, por no haber aceptado en la primera ocasión. A don Felipe se le plantea un problema: Rajoy, como ganador de las elecciones, debería ser el candidato, pero renunció cuando se le hizo la oferta. En el caso de Sánchez, sólo alcanzaría los votos necesarios para la investidura a través de acuerdos con partidos que promueven la ilegalidad y consultas independentistas, además de mantener actitudes contrarias a la Constitución.

Todo un dilema para el Rey, quien seguramente conoce ya lo que circula por los despachos socialistas: Sánchez ha comprendido que no contará con el respaldo del Comité Federal para pactar con Podemos -vaya rejón le han metido los críticos al líder del PSOE al filtrar ciertas intervenciones de la última reunión- y va a poner todo su empeño en conseguir que Rivera vote su investidura a cambio de un programa de regeneración redactado y firmado por los dos partidos, pactando al mismo tiempo la abstención de Podemos. Lo que habría que ver es si Podemos quiere -de momento dice que no-, si quiere Rivera... y si el Comité Federal estaría de acuerdo con lo que exija Podemos a cambio de la abstención.

Si la situación es delicada para el Rey, porque Sánchez presidiría un Gobierno claramente inestable, ya que la unidad brillaría por su ausencia en Podemos, también es delicada para Rajoy.

Si su paso atrás hace 10 días fue una jugada táctica inteligente, porque ha obligado a Sánchez a mostrar sus cartas -en las que se veía que estaba dispuesto a pactar con Podemos hasta que el Federal le plantó cara-, una segunda renuncia podría provocar que Rajoy fuera el responsable último de que los españoles caigan en manos de un presidente que pertenece a un partido claramente democrático, el PSOE, que pactaría con otro también democrático, Ciudadanos, pero que sería rehén de un Podemos que no defiende, ni de lejos, una España unida, sólida, segura y en progreso.

La excusa de Rajoy de que no cuenta con apoyos para la investidura ya no vale. Tampoco los tiene Sánchez y va a pelear por ellos. Rajoy tendría que pelearlo también. Con C's, como intentará Sánchez... e incluso, si pelea mucho, con la abstención del PSOE. Porque cuenta con una baza importante: Sánchez es el español al que menos interesa repetir elecciones.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios