La ventana

Luis Carlos Peris

Sobre un discurso como de época felizmente superada

QUIZÁS algún día haya que empezar a hipotetizar y ser más valientes respecto a la catalogación de actos como éste". El acto es el acoso y derribo de la estatua de Dalí y la frase es de don Antonio Rodrigo Torrijos, el hombre que con menos apoyo más ha mandado y manda desde que la democracia se instaló entre nosotros. Complicado resulta dar con un discurso más alambicadamente cursi, como sacado de aquellas peroratas que recogía el NO-DO de boca de los mandarines de la época. Siguiendo con las hipotetizaciones, el tío de la pipa, también de la buena pipa, abunda en el suceso del Salvador evitando que se confunda con un acto vandálico. "Me preocupa que se sigan subtitulando con el concepto de vandalismo hechos que obedecen a otra naturaleza y con otra etiología". Toma del frasco, qué clarividencia en el análisis, cuánta pedagogía, qué pedazo de monstruo, qué hallazgo para Occidente...

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios